Obligado a ganar, desde las 21.30 recibe a Deportivo Norte por el tercer encuentro de la serie de octavos de final de la serie de play off de la Conferencia Norte. El equipo de Armstrong ganó los dos juegos iniciales

Entre dos equipos que se conocen demasiado, que hace tres temporadas que se vienen enfrentando y que esta Liga Argentina se vieron las caras cuatro veces el margen de error es mínimo y sólo detalles determinan quién resulta ganador en cada enfrentamiento por Play Off.
Hasta ahora, ninguno perdió cuando jugó en su casa, y Ameghino no pudo torcer esa tendencia en los primeros dos partidos que disputó en Armstrong por estos Octavos de Final de Conferencia Norte.
El primer juego se le escapó temprano. El rival tuvo un mejor arranque y cuando los dirigidos por Pablo Castro lograron acomodarse, en el segundo tiempo, la diferencia fue demasiado y bien manejada por Deportivo Norte.
Jonatan Torresi en el local, con 23 puntos, y Sergio Rupil y Juan Abeiro, con 15 cada uno para el León, fueron de lo más destacado.
Para el segundo punto, los villamarienses mostraron otra cara, mucho más agresiva en defensa y con mejores pasaje de juego que le permitieron sostener la paridad hasta el final. Allí, la falta de efectividad en tiros de tres puntos (2 de 22) fue determinante para que se le escurra la victoria por entre los dedos. Simmons con 18 en Norte y Fermín Thygesen en Ameghino con la misma cantidad de puntos fueron de lo más destacado del partido. Ameghino volvió con las manos vacías, pero con la tranquilidad de haber tenido una marcada mejoría de un juego a otro.
Ahora, está obligado a ganar las dos paradas de local para seguir con vida en la competencia. Para eso, debera responder a los dos primeros golpes que le asestó su rival, haciéndose fuerte en la Leonera, como lo hizo en toda la Fase Regular.

Testimonios

Nadie más que los propios jugadores se quedaron con la espina de haber dejado pasar la chance de robar un juego en condición de visitante. Y ellos mismos hicieron una autocrítica y un análisis de lo que dejaron los dos encuentros de Play Off y de lo que viene.
Mateo Gaynor sostuvo que “las localías son fuertes, pero íbamos a robar un partido”. En ese sentido, reconoció que “en el primero creo que ellos jugaron mejor y en el segundo estuvo parejo pero no lo pudimos ganar”.
“Hay que ganar estos dos partidos en casa. A lo largo de la temporada siempre nos ganamos de local así que hay que repetir eso y forzar un quinto partido, donde la presión la van a tener ellos”, sostuvo con pensamiento positivo el alero.
Si bien consideró que Norte “es un buen equipo”, adelantó que los encuentros como local “van a ser partidos duros, pero se les puede ganar tranquilamente”.
“No creo que ellos hayan mostrado algo diferente, tienen un juego colectivo bueno que lo supimos parar en muchos momentos, por ahí ellos tuvieron un poco de fortuna y algunos rebotes ofensivos les dieron segundas oportunidades que no lo tenemos que permitir, pero en el segundo hicimos un juego mucho mejor que en el primero, aunque lo terminaron cerrando mejor ellos”, planteó.
Por su parte, Juan Abeiro confió que “estamos un poco tristes, un poco calientes, porque sabemos que podíamos hacer las cosas mucho mejor y se vio en el segundo juego”.
“Tenemos la espina, bronca, por no habernos podido traer un juego de allá. En el segundo juego hicimos un gran desgaste, creo que los presionamos mucho y los incomodamos. Hicimos un gran trabajo, que era lo que nos habíamos planteado en la semana, para tratar de sacar a Gallegos del juego y lo conseguimos porque en el tercer cuarto ya estaba afuera. Lamentablemente no supimos capitalizar eso”, opinó el interno.
Sobre el desafío y la obligación de tener que ganar en casa, mencionó que “tenemos que seguir trabajando en lo que nos dio alegrías en todo el año, volver a esas fuentes, a jugar de esa manera, anotar, encontrarnos con la pelota”. “Esto no está terminado”, sentenció Juan.
Finalmente, Sergio Rupil dijo tener “un gusto amargo” tras los resultados, y específicamente contó sobre los encuentros: “El primer partido entramos un poco desconcentrados y estuvimos poco efectivos los dos primeros cuartos, eso nos hizo ir al descanso casi por 20 abajos. Después nos pusimos a 8 o 10, pero ellos manejaron los hilos. El segundo partido entramos bien, lo llevamos palo a palo, pero estuvimos muy poco eficaces sobre todo en tiros de tres puntos. También hizo una autocrítica al puntualizar que “yo tuve tiros claros para pasar al frente y no entraron, sumado a que ellos aprovecharon para lastimar en cada oportunidad y no hubo forma de cerrarlo”.
“Tenemos que seguir jugando como en el segundo partido, estamos bien, tenemos que aprovechar los ataques extras que logramos. Tenemos que estar tranquilos, en casa vamos a andar bien”, cerró.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwitter
instagram