Con la obligación de ganar para estirar la serie de Octavos de Final, Ameghino recibirá esta noche a las 21.30 a Oberá Tenis Club de Misiones, en el cuarto punto de este enfrentamiento de Play Off de la Liga Argentina.
El conjunto de Pablo Castro quedó abajo cuando no pudo quedarse con la victoria el lunes, por lo que con la serie 2 a 1 para los de Misiones el León buscará igualar y forzar un quinto encuentro, que jugaría de visitante.
Fue justamente el entrenador del rojinegro quien hizo una autocrítica tras la derrota por 80-87. “No jugamos bien, tuvimos 22 pérdidas, entramos al ritmo de juego que querían ellos, en ningún momento hicimos lo que queríamos y nos han ganado bien”, manifestó.
“Fue mérito de ellos, por la campaña que están haciendo. Hubo algo de nerviosismo, cansancio, la ausencia de Joaquín (Baeza) creo que se sintió también”, consideró el entrenador, quien planteó: “Tenemos que aprender, buscar las soluciones y tratar de ganar el próximo”.
Sobre lo que deberá hacer el equipo, sostuvo que “tenemos que hacer que el equipo funcione de forma tal para que no se sienta la ausencia de Joaquín; es difícil porque es un jugador de categoría que maneja los tiempos y las formas”.
“Repasar errores y buscar la forma de solucionarnos”, dijo sobre lo que deben realizar de cara al encuentro del jueves.

El tercer juego

Ameghino cedió la ventaja de localía que había conseguido con su triunfo en Misiones al ser derrotado por Oberá TC por un ajustado 87 a 80.
El conjunto de Pablo Castro estuvo atrás en el marcador en la mayor parte del juego, y logró ponerse a un punto faltado un minuto, pero el envión del final no alcanzó para revertir la historia. Un equipo compacto, con individualidades en un nivel alto (Gornatti, Roberson, Rupil, Fabio), repitió la victoria de la fase inicial en la “Leonera” y quedó a un triunfo de acceder a la siguiente instancia.
El comienzo del juego reflejó una paridad que se daría durante gran parte del desarrollo. Un implacable Lucas Gornatti castigaba desde el perímetro (4/4 en el primer tiempo), anticipando su buena noche, y con eso Oberá sacaba un hocico de distancia (15-14) para llegar al pedido de tiempo muerto con 3.01 por jugar.
Ameghino probaba distintas alternativas en la base para reemplazar al lesionado Joaquín Baeza, pero no encontraba soluciones, toda vez que los ataques no salían limpios y no podía tomar tiros cómodos.
Una nueva bomba de Gornatti estiró la diferencia a cuatro con un minuto por jugar, pero Ameghino convirtió y llegó al primer descanso abajo 22-19.
Con una gran efectividad en el tiro externo, los misioneros amenazaron con alejarse al irse ocho puntos arriba, pero el “León” logró reaccionar, y con un doble del juvenil Cuevas obligó al pedido de minuto con el score 30-32 y con 3.42 en el reloj.
La levantada siguió, y un libre de Capelli empardó en 34, pero Oberá era más compacto, más consistente, y se alejó a cuatro, aunque un doble de Teague a falta de cinco segundos hizo que los primeros 20 minutos terminaran con la visita adelante 40-38.
Con la misma tónica arrancó el tercer cuarto, con la visita encontrando mayor volumen de juego y mejores tiros y un Ameghino que era puro empeño y voluntad, pero que extrañaba a Baeza en demasía.
Un triple de Iglesias sobre mitad del período puso desventaja mínima (46-47), pero enseguida Oberá volvió a tomar el control de las acciones, ahora con un Rupil determinante y un Roberson que empezaba a aparecer en ataque en momentos claves.
El mejor juego colectivo de la visita se reflejaba en el marcador, más allá de que en ningún momento plasmaba una diferencia definitoria.
La rotación permanente que proponía Castro daba resultados de a ratos, pero no lograba ni intensidad defensiva ni eficacia en ataque como para pasar al frente.
Así, Oberá cerró el tercer parcial con cinco de ventaja (62-57) y con todo por definirse.
Rápido en el último período Oberá se fue a nueve, pero Ameghino levantó y con un doble de Abeiro se puso a cuatro (66-70), lo que obligó a un nuevo pedido de tiempo muerto por parte de la banca visitante, con 4.37 por jugar.
Con 62 segundos por jugar, otra conversión de Abeiro puso distancia mínima para los misioneros (76-77), pero cuando el estadio era una caldera y el “León” parecía que podía, Roberson metió un tremendo triple que ahuyentó todos los nubarrones.
Sin darse por vencido, el local aprovechó dos libres de Aristimuño para volver a ponerse a dos con 32 segundos en el reloj, pero un apresurado lanzamiento de Cuello desde el perímetro hizo que Oberá volviese a tener el balón y cerrase un juego mucho más duro de lo que reflejó el marcador final.
Esta victoria deja 2-1 la serie para los misioneros, que irán por la clasificación hoy, desde las 21.30 horas, en el cuarto juego del playoff, otra vez en la “Leonera”.

Fabio Morisetti para Puntal VM

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwitter
instagram