El Zurdo Miguel Angel López me cuenta desde Colombia en esta tarde de cuarentena la vez que Amadeo Carrizo estuvo en Villa María a finales de la década del 60.

“Amadeo (Carrizo) viajaba rumbo a Córdoba, cuando pasó por Villa María y se acordó que yo era de aquí. Preguntó por mí, nos encontramos y de inmediato surgió lo de compartir un lechoncito en el río con mis amigos, muchos de los cuales ya no están entre nosotros”, comenta Miguel.

“En esa comida estuvieron el Gordo Lupo, el Gordo Martín, Miguel Hayas, mirá si no iba a estar la Polla (Barrionuevo) y el Polo Vera, entre otros amigos. Apenas nos encontramos con Amadeo le pregunté ¿estás apurado? Sí, un poco me dijo. Quedate un rato comemos un lechoncito a la parrilla. Son las 11 y media ya, me respondió. Vení conmigo le dije y me siguió. Fuimos a La Churrasquita y le dije al Indio Posebón, por entonces el mejor parrillero de Villa María, agarrá un lechoncito y andá a hacelo en el río lo más rápido que puedas. ¿Cuánto demoras para hacerlo lo más rápido posible? Es para Amadeo Carrizo que está apurado. Miró el reloj y me dijo a la una está listo. Y así fue. A mis amigos les fui avisando y llegaron antes que nosotros ayudando con el fuego.

La cuestión es que el Indio con fuego abajo y una chapa que colocó arriba del lechón para ponerle brasas y entonces tener fuego abajo y fuego arriba a la una clavada estaba listo el lechón”.

El relato del Zurdo continúa. “Jugamos varios partidos juntos con Amadeo, incluso el que quedó establecido el récord de valla invicta en la cancha de River. Cuando faltaba un minuto toda la hinchada con los pañuelos al aire cantaba a coro ¡Amadeoo, Amadeoo! y cuando se cumplió explotó el Monumental. Después de la última atajada se recostó en un poste llorando en silencio, me arrimé y le dije dale viejo que es córner para ellos. Cuidado me dijo que no nos vayan hacer el gol ahora. Quedate tranquilo que m… nos van hacer el gol le respondí”.

Muchas gracias por el relato querido Miguel.

Print Friendly, PDF & Email