División de Honor Masculina: ¡River, campeón por octava vez y luego de 14 años con los hermanos Nicolás y Matías Giraudo de Villa María–

En un partido para el recuerdo, River derrotó a Lomas en la tercera final de la División de Honor y se coronó campeón del máximo certamen metropolitano por octava vez, luego de su última consagración en 2005. Los parciales del triunfo millonario, en un encuentro de máxima tensión en el Gorki Grana de Morón, fueron de 21-25, 25-22, 20-25, 25-23 y 15-13.
La final arrancó con el mismo sello de paridad de los dos partidos anteriores. Ambos fueron punto a punto, con un marcado duelo de artilleros entre Manuel Balagué y Joselo Nazareno, hasta el 11 iguales. Un rato después, Lomas se despegó con Ramiro Núñez (15-13) y el propio rosarino, ayudado por el bloqueo de Ramiro Benítez y el despliegue defensivo de Santiago Arroyo, condujo al 19-15. Algún error hizo temblar a Lomas, pero Núñez reapareció para los puntos finales del 25-21.
Sin embargo, River se despertó del todo y la razón tuvo nombre y apellido: Juan Simón Villarruel, que anotó 4 puntos hacia el 6-1 y, desde ahí, su equipo no perdió el control. Lomas llegó a empujar a 9-8 con Nazareno, pero River rotó y, entre errores rivales y la jerarquía de Luis Gorosito, caminó a 14-10. Hubo otro cimbronazo en 17 iguales, pero de nuevo Villarruel y un bloqueo de cemento de Gastón Fernández establecieron el empate por 25-22.
El tercer set tuvo un momento dramático en el inicio, porque Fernández debió dejar la cancha por una fuerte lesión en uno de sus tobillos. Lo reemplazó Flavio Rajczakowski, pero River sintió el golpe y, por error, quedó atrás por 11-8. Gorosito intentó encauzar el juego de su equipo, pero Nazareno mantuvo su goleo alto e Ignacio Espelt, con dos pelotas importantes, subrayó el mando a 22-19. El ecuatoriano siguió sumando y un nuevo error millonario decretó el 25-20.
A partir del cuarto, el partido entró en un tramo épico. Es que Lomas controló casi todo este capítulo, pero le faltó la puntada final del título. Primero se puso 6-4 y 11-9, con Nazareno y Núñez, y aunque River defendió con alma y vida desde ahí, logró rotar a tiempo con más de sus dos goleadores. De hecho, Nazareno llegó a 22 en su cuenta personal para el 22-20, pero Lomas no pudo seguir avanzando: un ace de Matías Giraudo dibujó el 22-22 y Balagué se encargó de completar la embestida, con dos contras al hilo para el 25-23.
El tie-break llevó las emociones al máximo posible. River se mantuvo en la cresta, pero Lomas pronto lo empató con Espelt (4-4) y cambió de lado por 8-6 tras una falla rival. Una vendida que sumó Nicolás Vásquez y luego Núñez dejaron a Lomas a un paso de la vuelta al trono (12-8), pero River estaba decidido a no tirar la toalla. Con las cosas 13-11 para Lomas, la entrada de Luciano Vicentín fue clave: él sumó el 13-12, luego Lomas falló, Gorosito agregó un ace y de nuevo Vicentín desató el festejo. Cuatro puntos al hilo, 15-13 y título blanco y rojo.
River: Matías Giraudo 1, Manuel Balagué 16, Nicolás Giraudo 8, Gastón Fernández 7, Juan Villarruel 20, Luis Gorosito 18 Líbero: Martín Weber DT: Fernando Borrero Entraron: Flavio Rajczakowski 11, Luciano Vicentín 2
Lomas: Juan Riganti 7, José Nazareno 23, Ramiro Benítez 9, Nicolás Vázquez 5, Ramiro Núñez 12, Ignacio Espelt 16 Líbero: Santiago Arroyo DT: Javier González Entraron: Facundo Funes 1.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwitter