Universitario de Villa María no participará del próximo torneo Federal Amateur de Fútbol.
La dirigencia de la entidad recibió ayer con sorpresa su exclusión de la competencia afista, en la que estaba confirmada hasta una semana atrás y con su equipo incluido en una de las zonas de la Región Centro.
Todo estaba encaminado a que el equipo que había sido campeón del torneo Apertura y ganado de manera legítima su derecho a participar (en la cancha, como corresponde) tuviera la posibilidad de participar en el certamen del Consejo Federal, que termina siendo un “mamarracho” por las idas y vueltas, las marchas y contramarchas, los que confirman y después se bajan, los corrimientos de las fechas y muchas razones más.
Aún así, una competencia de un nivel superior a la de cualquier Liga siempre representa un atractivo especial para los clubes.
Y a esta ilusión también se trepó Universitario, que tras ganar el derecho comenzó a pensar en esta aventura, lo comunicó oficialmente y tras algunas situaciones poco claras tuvo la promesa del presidente de la Liga Villamariense de Fútbol, Claudio Martínez, que podría participar del campeonato.
Entonces puso manos a la obra, comenzó la pretemporada y contrató los primeros refuerzos.
Su inclusión en una de las zonas llevó a dirigentes, cuerpo técnico y futbolistas a analizar posibilidades y sembrar esperanzas de clasificación y de transitar un camino que seguramente le iba a aportar una gran experiencia.
Pero de pronto todo se derrumbó. Ayer se realizó el sorteo y Universitario fue excluido de la competencia.
En la entidad villamariense todo era asombro y oficialmente no tenían, hasta el cierre de esta edición, explicación alguna sobre su exclusión.
“No recibimos ninguna notificación, ni escrita, ni verbal sobre la exclusión. No salimos de nuestro asombro porque hasta ayer todo estaba bien y hasta la semana anterior también. Habíamos sido incluidos en uno de los grupos y ya disponíamos de distintos grupos de trabajo encaminados por esta primera participación en un torneo de AFA”, puntualizó ayer desde Buenos Aires, Julio Elhall, delegado de Universitario ante la Liga Villamariense de Fútbol.
“Suponemos que las razones girarán alrededor de que aún somos una Fundación que va camino a convertirse en un club, pero es una suposición, porque oficialmente no recibimos nada ni del Consejo Federal ni de la Liga Villamariense de Fútbol”, señaló Elhall.
Es importante detenerse en este detalle, porque casi con seguridad será la razón que desde la LVF se dará a conocer, porque en ese “pandemonium” que es la AFA difícilmente alguien se tome “la molestia” de redactar una nota dando a conocer en detalle y punto por punto los aspectos que se tuvieron en cuenta para excluir a Universitario del torneo Federal.
Con el correr de las horas en la jornada de ayer salieron a la luz algunos aspectos llamativos que ya con el resultado de la exclusión sobre la mesa, permiten suponer que en la casa del fútbol local “algo ya se sabía sobre lo que podía ocurrir con Universitario.
La orden fue que no le permitieran a Universitario inscribir futbolistas, es decir a los refuerzos.
Con la exclusión y esta decisión de no permitir la inscripción de los futbolistas, queda de manifiesto que de parte de quien conduce la LVF existió muy poca predisposición para defender la legitimidad del derecho conseguido por Universitario de jugar el torneo Federal y reforzar su plantel para este certamen y el próximo Apertura de la competencia local. En “la Uni” (y en muchas otras instituciones) del ámbito local, la figura de Claudio Martínez genera rechazo. Está cosechando lo que sembró (esta es una frase suya Martínez ¿la recuerda?) ¿y entonces no hay subsidios, ni ayudas, ni invitaciones. Desde hace un tiempo se está quedando solo. Llamativamente los dirigentes que no piensan como él son sancionados y se va quedando cada vez más solo, en medio de un clima enrarecido y con pocas respuestas claras, como un robo de varios miles de pesos que nunca fue esclarecido y va camino al olvido, aunque muchos dirigentes por lo bajo dejan escapar algunos comentarios irreproducibles.
“Si él fue capaz de estrechar filas con Farías (Emeterio) y la gente del fútbol de Río Cuarto para “romper” la Federación Cordobesa de Fútbol y conformar esa payasada que es la Unión de Ligas, incapaz de organizar un torneo de fútbol nocturno de verano, supongo que también entenderá razones si aquí un grupo quiere escindirse de la Liga y conformar una Liga Independiente. Eso no está tan lejos de ocurrir, ya no aguantamos más el manejo de Martínez”, señaló anoche un activo dirigente del fútbol.
Volviendo a la “Uni”, sus directivos se permiten sospechar que nada es casual y que esta “exigencia” que abandone su condición de Fundación para convertirse en club además de dejarlo sin el torneo Federal, pueda excluirlo del próximo Apertura de la Liga, con el agregado que la totalidad de sus futbolistas podrían quedar en libertad de acción. La inoperancia y reiteradas actitudes de Martínez (se saca fotos con Marcelo Tinelli, el presidente Claudio Tapia, suma miles de pesos gastados en viáticos, pero ayer no estuvo en Buenos Aires defendiendo a Universitario en el Consejo Federal) determinan que el dirigente siga sumando “enemigos futbolísticos”. No pasó desapercibido el desplante (sus razones o sospechas habrá tenido) de una gran figura de nuestro fútbol en la entrega de las copas tras la tercera final del torneo Clausura en diciembre último en la Plaza Ocampo.
Quienes suponían un enero tranquilo, esperando las peñas del mes próximo, se encontraron de pronto con un “zapateo” que se hará sentir en las estructuras de nuestro fútbol.
Otra vez el protagonista es Claudio Martínez, aún resistiendo los embates con tropa propia (prensa incluida), pero con un frente opositor cada vez más numeroso. Acaba de ganarse un “enemigo” futbolístico más: Universitario, y ya suman unos cuantos.

 

Nota de Alberto Arce (p) para PUNTAL VILLA MARIA

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plus